El ajuste perverso de las patentes de rodados – por El Ruso Machenaud

Autor: El Ruso Machenaud Publicado el 27th octubre 2017 - Última Edición: 27 octubre, 2017

Año a año, se incrementa el parque automotor en Montevideo y en todo el Uruguay. Hace años que se vienen batiendo récords de venta de 0Km, y las motos pululan sobre las calles de nuestras ciudades. Éste factor, no menor, parece  pasar desapercibido al efectuar el presupuesto de nuestros gobiernos departamentales y prever el monto a cobrar […]


Año a año, se incrementa el parque automotor en Montevideo y en todo el Uruguay. Hace años que se vienen batiendo récords de venta de 0Km, y las motos pululan sobre las calles de nuestras ciudades. Éste factor, no menor, parece  pasar desapercibido al efectuar el presupuesto de nuestros gobiernos departamentales y prever el monto a cobrar por patentes de rodados.

La patente de rodados

Hasta hace algunos años, cada gobierno municipal fijaba, a discreción, y en base a sus necesidades, los montos a cobrar por dicho tributo, lo cual generaba fugas de vehículos de uno a otro departamento, con la consiguiente persecución de contribuyentes que se encontraban rehenes de la ya casi olvidada “Guerra de las Patentes”.

Para terminar con tantas idas y venidas, surgió el SUCIVE, que vino a aunar las patentes en un único valor de acuerdo a la marca y modelo de cada vehículo. Sin entrar a considerar los pormenores del nuevo sistema, básicamente, la patente se calcula sobre el valor del automotor, al cual se le aplica una “alícuota”, de acuerdo a los parámetros expresados en el párrafo anterior.

El perverso ajuste

Extrañamente, y a pesar que el valor de los vehículos decrece año a año, los valores del tributo aumentan, lo que no deja de causar perplejidad en quien escribe. Efectivamente, a los valores de la patente original, se les aplica el IPC, para ajustar los valores del impuesto cobrado el año anterior, a los valores del presente. Esta manera de ajuste, no deja de ser perversa y hasta contraría al espíritu que debería primar para el cálculo del aporte durante el siguiente año.

Si la patente de rodados se calcula aplicando una alícuota sobre el precio del vehículo, y éste disminuye por cada año de antigûedad, el valor del impuesto debería disminuir, en lugar de aumentar, hasta llegar a un momento en que, o debería desaparecer, o fijarse en una mínima cuota para compensar el hecho de tener permitido circular por nuestras vías de tránsito.

Estamos cansados

Los uruguayos estamos cansados de que se nos cobren impuestos abusivos, que no se reflejan en servicios de calidad, las calles, por ejemplo, de nuestra capital, sufren un deterioro muy grande, las señales luminosas en lugar de agilizar el tránsito lo enlentecen, y a ésto podemos sumarles una decena de inconvenientes, fiscalizaciones implacables, y “accidentes geográficos” como el Corredor Garzón o el de la Av. Gral. Flores.

A la hora de aplicar impuestos, nuestros gobernantes, deberían ser más cuidadosos con la gestión de los recursos, la contratación de personal, y los fines para los que fueron electos, dejando de lado el amiguismo, el pago de favores y la plataforma electoral para su nuevo futuro cargo.

Si los impuestos se calcularan con criterios de justicia, y sus frutos fueran visibles y en favor de los contribuyentes, estaríamos todos muy agradecidos.

Escrito por: Publicado en Destacados, Impuestos, Noticias, Opiniones | Etiquetado , | Ver comentarios
TWITTEAR Compartir Linkedin Compartir por Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *