Invertir en China: ¿Oportunidad o Peligro?

Autor: Rafael Publicado el 30th agosto 2013 - Última Edición: 17 julio, 2014

Invertir en China: ¿Oportunidad o Peligro?Todos los grandes empresarios del mundo coinciden en las oportunidades que ofrece la posibilidad de invertir en China para las empresas de Occidente. Tener la posibilidad de adquirir una cuota en el mercado más grande del mundo puede traducirse en una ganancia millonaria, pero no es oro todo lo que reluce. 

A la par que invertir en China ofrece la posibilidad de obtener grandes ganancias, también conlleva grandes riesgos para las empresas extranjeras, como inseguridad jurídica, espionaje industrial y el terminar comercializando productos manufacturados en condiciones inhumanas de trabajo.

Riesgos de invertir en China

Espionaje industrial

La amenaza más importante para las empresas vinculadas al área tecnológica es el espionaje industrial. No solo por los conocidos ataques informáticos que tienen su origen en China, sino también porque los socios chinos pueden ser los espías de las firmas locales, que utilizan el vacío legal en esta materia y las condiciones de inseguridad jurídica para adquirir know how en forma económica a costa del inversor extranjero.

La falta de independencia de las cortes

Otro riesgo de invertir en China es la inseguridad jurídica a la que se enfrentan los empresarios extranjeros. El poder judicial en China no es independiente de los otros poderes y puede ser manipulado por estos de forma más o menos abierta.

Los nombramientos de los jueces dependen del Poder Legislativo, que es controlado en un 100% por el Partido Comunista. Los diputados del Congreso chino pueden ofrecer “recomendaciones” a los tribunales para favorecer los intereses de empresarios locales en caso de tener una disputa con firmas extranjeras.

La fabricación de productos en condiciones inhumanas de trabajo

Ya es noticia que los iPad se fabrican en una planta de Foxconn en condiciones que en cualquier país de Occidente serían inadmisibles. Lo que quizás es menos conocido es que el gobierno chino cuenta con campos de trabajos forzados.

Estos campos son parte de un esfuerzo de “reeducación por medio del trabajo” para criminales como ladrones, prostitutas y adictos a las drogas. Sin embargo, según el Comité de Derechos Humanos de la ONU los prisioneros pueden llegar a pasar hasta 4 años sin haber sido juzgados. También este organismo afirma que este sistema se utiliza para encarcelar disidentes, intelectuales, activistas pro-democracia y defensores de los derechos humanos.

Uno de los temas más complejos es que los importadores extranjeros en muchos casos no están al tanto del origen controvertido de los productos que importan. Se han documentado casos de empresarios extranjeros engañados por sus socios chinos en cuanto a las condiciones de trabajo de quienes elaboran sus productos.

En algunos de estos casos, los empresarios recién se enteraron de que los productos provenían de un campo de trabajos forzados luego de años de recibir y comercializar los productos. Al trascender este origen en la prensa, se ha dañando la imagen de sus marcas y la percepción de los estándares de ética corporativa que la empresa sigue.

Fuentes: BusinessWeek, Revista para el análisis del Derecho, Forbes, Vocativ, CNN

Escrito por: Publicado en Comercio Exterior, Inversiones, Noticias | Etiquetado | Ver comentarios
TWITTEAR Compartir Linkedin Compartir por Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *