¿Cómo comprar un inmueble en subasta?

Autor: Fabio Romero Publicado el 4th marzo 2015 - Última Edición: 29 marzo, 2015

Uno de los mecanismos más útiles para comprar un inmueble en Uruguay es hacerlo a través de las subastas, pues permite conseguir una rebaja importante en el valor del predio. ¿En dónde y cuando se realizan las subastas? El principal recursos a la hora de identificar los inmuebles para subasta en Uruguay es la Agencia Nacional de […]

Cómo comprar un inmueble en subastaUno de los mecanismos más útiles para comprar un inmueble en Uruguay es hacerlo a través de las subastas, pues permite conseguir una rebaja importante en el valor del predio.

¿En dónde y cuando se realizan las subastas?

El principal recursos a la hora de identificar los inmuebles para subasta en Uruguay es la Agencia Nacional de Vivienda, pues a través de su página web se publican los diferentes remates judiciales, incluyendo las características del inmueble, hora y lugar.

Durante cada sesión se empieza con un precio base y de ahí en adelante los interesados tienen la oportunidad de hacer una oferta superior. Una vez que la subasta alcanza un valor que ninguna otra persona está dispuesta a superar, se da por finalizada.

Ventajas y desventajas de comprar inmuebles por subasta

Aunque la facilidad del trámite y la posibilidad de adquirir vivienda por un valor inferior al catastral son grandes ventajas, es fundamental tener en cuenta que los remates también pueden tener algunos puntos en contra.

En primer lugar, al ofertar por un inmueble se aceptan automáticamente las condiciones en las que este se encuentre, de manera que en caso de necesitar reparaciones locativas, estas correrán por cuenta del nuevo propietario. Para compensar la ausencia de garantías en este sentido, vale la pena examinar el inmueble con todo detalle y contar con la asesoría de un experto antes de realizar la oferta.

Otro punto a tener en cuenta es que el ofertante debe contar con el dinero disponible para la compra del inmueble. Inicialmente se debe pagar un 30% del valor de este y el resto en el plazo acordado con la ANV. Dependiendo del caso, incluso es posible llegar a acceder a un financiamiento con esta entidad.

Con respecto a los gastos de escrituración o procesos de desalojo de los antiguos propietarios, también corren por cuenta del comprador, aunque estos últimos se presentan en muy raras ocasiones.

Fuentes: ANV Remates, Guía ANV.

Imagen cortesía de Nicolas Martin (Flickr.com), licencia CC BY 2.0

Escrito por: Publicado en Inversiones, Propiedades | Etiquetado , , | Ver comentarios
TWITTEAR Compartir Linkedin Compartir por Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *